Instagram podrá vender fotos sin permiso del autor

Instagram ha hecho efectivo uno de sus mayores cambios en su política comercial desde que la red social fuera adquirida por Facebook y anunciara su financiación por publicidad. Según ha afirmado la propia compañía, a partir del día 16 de enero de 2014, Instagram tendrá la facultad para vender a terceros las fotos de los usuarios que así estime oportuno, sin pagar remuneración alguna al autor y sin previo aviso. Una noticia que sin duda ha encendido muchas alarmas y ha creado mucha confusión y descontento entre los usuarios de la red social de las fotografías.

Instagram podrá vender fotos sin permiso del autorA partir de ahora, cualquier foto que aparezca en Instagram puede ser comprada por cualquier otra empresa para ser usada con cualquier fin (incluso fines publicitarios). Todo ello a través de la negociación con Instagram y no con el autor de la fotografía. La única forma de evitar que Instagram pueda usar nuestras fotos a su antojo es eliminar nuestra cuenta de la red social antes del citado 16 de enero.

Esta nueva política no es nueva en internet, y de hecho se está convirtiendo en una tónica general en la red. La noticia surge días después de que Youtube modifique sus algoritmos y haya multiplicado sus demandas por infracciones de copyright. El objetivo a perseguir parece ser que los usuarios pierdan todo control sobre sus creaciones, ya sean fotos o videos, y sean las plataformas de soporte y publicación las que tengan el control absoluto sobre la publicación y distribución de las obras que albergan.

Por poner un ejemplo, es como si el autor de un cuadro lo expone en un museo y el museo decide unilateralmente que puede vender ese cuadro a quien le apetezca. Con la diferencia de que Instagram tienen un potencial de tipo social enorme, además de artístico.

Al final, uno de los principales objetivos de Instagram (y por extensión Facebook) al tomar esta medida es comercializar con nuestra información. De nuestras fotos y de nuestro círculo de amistades en las redes sociales se puede extraer mucha información sobre nosotros mismos y hay empresas que pagan mucho dinero por esa información (no olvidemos que la información es poder). Vender esas fotos o esa información a terceros puede tener consecuencias desagradables: por un lado, se está comercializando sin nuestro permiso con algo de nuestra propia creación; por otro, nunca sabremos a dónde irán a parar esa información ni el uso que se va a hacer de ella.

Si hasta este momento las preocupaciones de los usuarios de Instagram era conseguir usuarios o comprar likes en Instagram, a partir de ahora van a tener un problema bastante más serio: saber que sus fotos son susceptibles de convertirse en mercancía, lo quieran o no.

Contact

http://www.insta4likes.com
info.insta4likes@gmail.com

Disclaimer

This blog has been developed to help all those interested in spreading their brand via Instagram.